Cada vez más personas deciden contribuir a la ecología reciclando de manera natural sus desechos orgánicos. Aprendé como hacerlo en esta nota.

Compost
Compost

Tus residuos orgánicos se pueden transformar en el mejor fertilizante natural para plantas y jardines. Además, las iniciativas de compostaje doméstico son una forma simple de fomentar la conciencia ambiental en casa, involucrar a los integrantes de la familia en un proyecto común y colaborar con la higiene del barrio. Basta con tener un mínimo espacio abierto, algunos minutos de tiempo para armar una compostera y un pequeño cambio de hábitos hogareños.

Fertilizante orgánico

La descomposición de los materiales orgánicos es un proceso biológico natural. Cuando lo controlamos para optimizarlo y acelerar sus tiempos, obtenemos compost: un fertilizante natural de altísima calidad que mejora notablemente la salud de suelos y plantas. El compost es un producto de simple producción, no tóxico y sus formas de utilización son variadas: se puede mezclar con la tierra de nuestras macetas, esparcir sobre el suelo del jardín a modo de colchón y colocar alrededor de las raíces de los árboles de parques y veredas.

Conciencia ambiental

Cuando adquirimos el hábito de separar nuestros residuos orgánicos para compostar, empezamos a tomar conciencia sobre el potencial de reutilización natural de estos materiales. Verlos transformarse en abono nos ayuda a entender cuánta materia prima estamos desaprovechando cada vez que sacamos basura a la calle.

Proyecto familiar

La compostera familiar puede constituirse en un desafío grupal que involucre a toda la familia. Podemos plantearlo casi como un juego, estableciendo reglas, roles y un objetivo final con plazos temporales. Los beneficios de este tipo de iniciativas trascienden lo ambiental para representar un proyecto que fortalezca los lazos familiares. Se trata de una tarea en común, una forma de re-conexión entre los integrantes del grupo familiar para alcanzar un resultado que beneficia a todos.

Menos residuos

Cuando compostamos reducimos casi a la mitad la cantidad de basura que sacamos a la calle cada noche. Estos desechos orgánicos, que evitamos enviar al relleno sanitario, representan un aporte muy importante al propósito de disminuir la contaminación ambiental por gases que dañan la atmósfera y líquidos lixiviados que pueden contaminar las napas subterráneas . Menos basura se traduce en menor polución, disminución de olores desagradables y reducción del riesgo de contraer enfermedades.

Compost
Compost

¿Cómo armar la compostera?

Para empezar con el proceso de compostaje necesitamos definir y considerar algunas cuestiones fundamentales:

  • La compostera debe colocarse en algún lugar de la casa que tenga buena ventilación.
  • No debe estar directamente expuesta al sol ni a la lluvia. Lo ideal es un espacio abierto, pero techado.
  • Como compostera es posible utilizar elementos que tengamos en casa, en desuso: tachos de basura , cestos para la ropa, macetas grandes, cajones de fruta/verdura, entre otros.
  • Verificar que la compostera tenga buena entrada de aire.
  • Siempre colocar los materiales orgánicos por capas, empezando por una primer capa de residuos secos (hojas secas, cartón, servilletas de papel, etc). Alternando luego con húmedos (restos de frutas/verduras, yerba, café, restos de poda), y así hasta completar la compostera.
  • Cada dos o tres días regar la mezcla y revolver para impedir que se compacte.
  • Mantener la compostera siempre tapada para evitar moscas y malos olores.

¡Empezá a compostar ahora! Ya sea para mejorar la salud de tus plantas, para emprender una actividad familiar o bien para reducir la cantidad de residuos que se llevan los camiones recolectores cada día. Existe más de una buena razón para armar tu propia compostera.

Redacción:

Natalia Giuoggioloni